Cursos en linea-online a distancia por internet
Cursos en linea-online a distancia por internet
Cursos en linea-online a distancia por internet
Cursos en linea-online a distancia por internet
La gestion de los actos y los errores
Inicio > Noticias y Artículos de Tecnología, Formación y Empleo >La gestion de los actos y los errores


Formacion, empleo: La gestion de los actos y los errores



La gestion de los actos y los errores


A pesar del mal concepto social del error sabemos que es inherente al ser humano y a toda su actividad. Una correcta o incorrecta gestión del error puede llevar al éxito o al fracaso de personas, empresas o sociedades.

Para una gestión correcta del error necesitamos realizar una gestión correcta y completa de nuestros actos.



El acto voluntario como elemento de la actividad humana tiene varias fases que podemos describir.

Las fases de la actividad humana.

Las actividades humanas van dirigidas a un objetivo. Una actividad a largo plazo o de largo alcance normalmente se subdivide en objetivos menores, como en el caso de la carrera de un estudiante, que está dividida en objetivos parciales como es la superación de cada materia.

Tanto en los objetivos de largo como en los de corto plazo, la actividad pasa por varias fases de duración variable:

Definición y evaluación del objetivo
Planificación
Decisión
Ejecución
Recogida de resultados
Análisis y evaluación de los resultados.

Establecimiento y evaluación del objetivo.


Esta es la fase donde una persona, un estudiante, un trabajador, un empresario o una sociedad, define una meta u objetivo que le supone un bien material o intelectual, a la vez que evalúa las posibilidades, medios o recursos y plazos de que dispone para alcanzar su finalidad. La evaluación le permite aceptar el objetivo o desecharlo.

En este periodo es fundamental la motivación, que mide la fuerza o importancia que el objetivo tiene para el sujeto y determina la cantidad de recursos que está dispuesto a sacrificar para conseguir el resultado.

Planificación.

El plan es una representación mental predictiva que el actor hace sobre las etapas, elementos y circunstancias relacionadas con su acción.


En el plan ordena la información que posee y la que descubre durante el desarrollo de la acción (el plan puede cambiar en la búsqueda del objetivo).

En esta fase el sujeto define el camino o los caminos a seguir (procedimientos) para conseguir su objetivo y asigna los recursos que precisará en cada punto de la actividad.

La planificación diseña procedimientos y asigna recursos para maximizar la probabilidad de conseguir un resultado positivo y minimizar la posibilidad de un resultado negativo.

Aquí es esencial la formación y la creatividad.

Una mayor formación le permite dar ciertos pasos de forma más segura, más correcta y en menos tiempo.

La mayor creatividad permite encontrar soluciones sencillas (y posiblemente originales) a problemas complejos
, conseguir atajos para llegar a un punto con menos esfuerzo, menos costo y menos tiempo.

La planificación es básica, es especialmente importante en actividades como el arte o la ciencia. Planificar un experimento (una obra de arte lo es también) es esencial para obtener unos buenos resultados y para deducir hasta donde éstos confirman las hipótesis de partida.

Decisión.

La decisión es un acto voluntario interno que dispara las acciones precisas para alcanzar el objetivo.


En esta fase son fundamentales la expectativa de valor, la motivación, la inteligencia emocional, los recursos y la personalidad.

En el momento de la decisión se evalúan las posibilidades de éxito en función de los recursos disponibles, se valoran la expectativa de valor en caso de acierto, las perdidas en caso de error y las posibilidades de repetición del intento.

En la decisión se produce una apuesta basada en el convencimiento del éxito e impulsada por la inteligencia emocional.

Este es el momento más crítico del acto humano porque una vez tomada una decisión se determina el camino y se deshabilita otra elección.

Una fuerte motivación y una personalidad robusta empujarán más fácilmente a la acción aun con menos recursos.

Una abundancia de recursos puede estimular a la acción aún con una motivación o una personalidad más débiles.

Ejecución o elaboración de la acción.

En la ejecución se ponen en funcionamiento los recursos y métodos
que llevarán al resultado.

Aquí son especialmente importantes la motivación, la formación la experiencia y la tenacidad.

La motivación mantiene la fuerza del impulso que nos empuja a avanzar hacia los resultados.

La formación nos facilita el avance y reduce los recursos necesarios para alcanzar dichos resultados. La experiencia permite superar las dificultades antes y con menos recursos y la constancia permite reincidirhasta superar los obstáculos que se oponen al avance.

Esta fase es especialmente delicada porque exige ciertas capacidades del sujeto que debe vencer dificultades materiales e intelectuales.

Las dificultades materiales serán probablemente recursos insuficientes para superar los obstáculos, las intelectuales son las más peligrosas y las que más fácilmente puede hacerle abandonar la persecución del objetivo.

La fundamental y más peligrosa de estas últimas es el mismo miedo al error y a la crítica de otros, lo cual nos puede llevar a la inacción, que a su vez, deriva en perdida de talentos.

Cuando la actividad es rutinaria este problema no se suele dar, porque las acciones ya se han experimentado y son conocidos los recursos necesarios, las dificultades y los resultados, tan solo se precisan resolver las posibles variaciones imprevistas.

Pero cuando son actividades de innovación (nuevos diseños, la actividad artística o la científica) hay que aportar soluciones nuevas a problemas desconocidos y ello supone un mayor esfuerzo, más tiempo, más recursos y mayor incertidumbre lo cual exige una personalidad más creativa, más motivada, más formada y más tenaz.

Hay dos actitudes que impiden el normal avance (de las personas, de las empresas o de las sociedades): la inacción por miedo al error y la acción continuada cometiendo el mismo error en bucle (esto ocurre cuando no existe la fase de análisis de resultados).

La recogida de resultados.


Una vez ejecutada la acción es necesario que el sujeto reconozca los resultados, esperados, inesperados o sorprendentes de la misma.

Tiene que usar también algún método de medida que le permita conocer cuanto se separan los resultados reales de los esperados.

Si la acción es rutinaria será fácil reconocer y medir los resultados porque son una copia de otros anteriores, pero si es nueva, se precisa un espíritu abierto y una buena formación para reconocer posibles o inesperados resultados que de otro modo podrían pasar desapercibidos.

Por ejemplo: la penicilina no habría sido descubierta si no hubiera sido un personaje de la formación de Fleming quien hubiera observado el resultado de su error.

Análisis y evaluación de los resultados.


En la gestión de los errores es importante el desarrollo de todas las fases, pero la más esencial es el análisis de resultados.

El análisis permite conocer porqué se separan los resultados reales de los previstos y por tanto qué nuevo esfuerzo y estrategia implica alcanzar el resultado óptimo o si se debe abandonar el método seguido y sustituirlo por otro.

También permite conocer la validez del planteamiento, la validez de la decisión, del momento de la decisión y de los recursos utilizados para obtener los resultados.

Con un buen análisis del resultado se puede realizar una nueva planificación que se acercará más al resultado óptimo, pero la falta de dicho examen supone no saber siquiera si el resultado es correcto o erróneo por lo que resultará muy fácil repetir el fallo.

Es en esta fase cuando mayor carga de aprendizaje se obtiene del desarrollo de la acción, particularmente si el resultado es un error.

Los resultados de la actividad dependen de nuestra actitud frente a los errores, según sea esta actitud: continuar en la acción o renunciar, obtendremos resultados distintos y probablemente contrapuestos, en el primer caso llegaremos al acierto y en el segundo a un sentimiento de fallo que puede afectar a los siguientes proyectos.

Este análisis nos da información de hacia donde vamos y en que parte de cada proceso debemos detenernos o hacer más énfasis y modificar el camino (rectificar), por tanto, nos abre posibilidades y opciones diferentes, nos predispone a una nueva acción con una nueva visión.

©ceintec.com Encuentra más articulos de Notícias de Tecnología, Empresa, Formacion y Trabajo en Ceintec Consultoria de Formación y Empleo




     La gestion de los actos y los errores      

Consigue esta tablet Samsung
Gratis!






CEINTEC Centro para la Introducción de Nuevas Tecnologías
Calle Ercilla, nº 42 48011 Bilbao (Galerias Isalo) Vizcaya

Empresa inscrita en el Registro Mercantil de Vizcaya, inscripción 1, Hoja 14961, Folio 16, Tomo 2103 general del Libro 1561, Sección 3 de Sociedades. NIF: A/48272918